LA RESIDENCIA DE MAYORES EN VIGO: PRIMER EDIFICIO DE USO GERIÁTRICO EN ESPAÑA CON CERTIFICACIÓN BREEAM ES

El gran éxito de esta Residencia para Personas Mayores en Vigo es también su mayor ventaja: conseguir una reducción energética del 46.5% que, junto a al resto de acciones implementadas, incrementa su precio de mercado hasta un 10%.

Esta nueva dotación asistencial situada en la Rúa Emilia pardo Bazán de Vigo, Pontevedra, de casi 4700 m² repartidos en 8 plantas (-I,B+VII) y capacidad para 140 personas, consigue con recursos nada retóricos y sí muy eficaces una gran calidad arquitectónica no sólo en términos de volumetría y distribución, sino también de sostenibilidad ambiental, social y económica.

La aplicación del Certificado BREEAM en este proyecto ha supuesto un gran reto y compromiso por parte de todo el equipo, cuyo objetivo hemos alcanzado: la Residencia para Personas Mayores en Vigo ha sido la primera dotación de uso geriátrico de España en obtener esta certificación, lo que se traduce, en última instancia, en un aumento de hasta el 10% de su valor de mercado. Se trata, por lo tanto, de una enorme ventaja productiva que agiliza el ciclo de comercialización y sanea el mercado inmobiliario.

 

De las nueve categorías evaluadas en el Certificado – Gestión, Salud y Bienestar, Energía, Transporte, Agua, Materiales, Residuos, Uso del Suelo y Ecología, Contaminación e Innovación-reducir la demanda energética y la emisión de CO2 ha sido el foco principal de las acciones dirigidas a rebajar el impacto ambiental en este proyecto.

El emplazamiento ha tomado un papel muy relevante en la suma de puntos, al tratarse de un entorno bien comunicado que minimiza la necesidad del uso de automóvil y, por ende, las emisiones de CO2. Arquitectónicamente, el adecuado diseño de la envolvente es un factor crucial que ha de determinarse desde el inicio del proyecto. Hemos recurrido a una solución de fachada ventilada combinada con una distribución de huecos estratégica, situando los más amplios hacia las orientaciones sureste y suroeste, y limitando el número de aberturas en la cara norte. Además, dada la zona climática en la que nos encontramos (C1), se han utilizado carpinterías de clase 4, con rotura de puente térmico y doble acristalamiento. Gracias a la composición 4+16+3/3/1 con tratamiento de baja emisividad y doble vidrio con butiral que actúa, además, como aislante acústico, se alcanzan valores de U=1,10 y un factor solar =0,62.

Las instalaciones también han sido cuidadosamente diseñadas: se dispone de sistema de captación solar para calentar el agua de calefacción y ACS, equipos de climatización de alta eficiencia y ventilación con recuperación de calor.

La sostenibilidad no sólo se consigue mediante soluciones puramente arquitectónicas, sino también fomentando hábitos de vida saludable que repercutan en el conjunto de la sociedad. Siguiendo con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 que comentábamos a propósito del emplazamiento, la residencia cuenta con plazas de parking para vehículos eléctricos y vehículos compartidos. El resultado es una disminución de la demanda energética del 46,5%.

 

El compromiso de defensa ambiental, económica y social que implica el certificado BREEAM va más allá del momento de ejecución de la obra: comienza en la primera etapa de diseño y gestión, y se prolonga durante el uso del edificio, haciendo extensivos sus beneficios a los usuarios, a la comunidad y al mercado. Gracias al esfuerzo de todo el equipo y la puntuación obtenida, se garantiza que la Residencia para Personas Mayores de Vigo amortizará el sobrecoste inicial antes de 4 años. Es el primero de, esperemos, muchos edificios de uso geriátrico sostenibles también socialmente.

VIGO_22