LA RESIDENCIA DE CARTAGENA: UNA APUESTA POR LA COHERENCIA, EL ORDEN Y LA ECONOMÍA DE MEDIOS

Recientemente, hemos terminado la obra de la Residencia para Personas Mayores en Cartagena, un hogar para 180 personas organizado según el modelo que mejor representa la Atención Centrada en la Persona: las Unidades de Convivencia. Nuestra apuesta por materializar este concepto utilizando la tipología de casa patio, o vecindario patio, llevado a escala, está ampliamente comprobada y respaldada por casos como el de la Residencia de Sariegos, en León.

 

En el caso de Cartagena, un aspecto clave para conseguir una coherencia entre el programa interior y su expresión exterior, ha sido mantener el criterio de orden, legibilidad y economía de medios que dirigía todo el proyecto desde las primeras fases de diseño.

La preponderancia de la componente horizontal del conjunto (8.350 m2 en -I, PB +I) se refuerza con la presencia de un amplio alero corrido que envuelve todo el edificio, protegiendo el interior de la luz directa del sol durante los largos meses de verano de esta región. El plano de fachada está diseñado con una enorme eficacia de recursos, tanto materiales como compositivos. Compuesta por módulos prefabricados de hormigón estriados al exterior y trasdosados al interior, se alternan con paños acristalados, consiguiendo un ritmo apacible de textura vibrante.

CARTAGENA FINAL_04

La coherencia compositiva y programática alcanza también, por supuesto, a la quinta fachada, una cubierta aterrazada de uso lúdico para los residentes. De la misma manera que ocurría en la fachada, en este caso siguiendo un patrón fractal, encontramos un juego de planos a distintas profundidades, proyecciones de los patios inferiores. Así, además de vincular espacial y visualmente la totalidad de la Residencia, esta terraza adquiere un carácter e interés especial al recibir y participar de la vegetación de los grandes patios, plazas mayores, de cada Unidad-vecindario.

CARTAGENA FINAL_01