CÓMO TRANSFORMAR UNA RESIDENCIA EN UN LUGAR SEGURO FRENTE AL COVID

Adaptaciones de proyectos y obras en ejecución.

Desde marzo, el equipo de TCU Arquitectos nos encontramos inmersos en la transformación de varias residencias de ancianos para convertirlas en lugares seguros frente al Covid. El éxito de estas intervenciones radica en su precisión quirúrgica: conseguir reformar su funcionamiento actuando en puntos clave, sin detener su marcha normal ni alterar su esencia de hogar.

Con ello, perseguimos un doble objetivo: mantener separados a los residentes infectados del resto de los usuarios, y evitar la entrada de nuevos focos de contagio desde el exterior. A la primera necesidad se responde con una Estrategia de Segregación Integral, mientras que el segundo se cubre con un Protocolo de Control en Accesos. Ambas herramientas son complementarias y, apoyándonos en la estructura de las Unidades de Convivencia -tipología que está demostrando ser realmente eficaz en esta situación de emergencia sanitaria1– conseguimos dotar al centro de los medios adecuados contra el Covid.

 

 Estrategia de Segregación Integral

  1. Definir zonas diferenciadas de infectados y no infectados. Entre ambas no debe existir ninguna conexión directa. Para planificar estos ámbitos, hemos recurrido a la división arquitectónica que ya ofrecen las Unidades de Convivencia.
  2. Trazar flujos segregados según usuario y estado: residente infectado, residente sano, personal del centro, suministros, residuos y familiares. También para esto nos apoyamos en las circulaciones de las Unidades de Convivencia: aprovechamos la doble circulación exterior e interior a la Unidad, para personal y residentes respectivamente.
  3. Diferenciar núcleos verticales. También se ha de hacer una segregación de las circulaciones verticales. Reservando uno de los núcleos para zona de infectados.
  4. Vestíbulos en sobrepresión para aislar zonas distintas entre sí.
  5. Instalaciones de climatización independiente para zona de infectados y de no infectados. Además de evitar la transmisión de agentes patógenos por el aire, permite controlar mejor las diferencias de presión en las distintas áreas.

 

Protocolo de Control de Accesos.

  1. Accesos diferenciados por usuario: residente sano, personal del centro, suministros, residuos y familiares. Esta medida va indisolublemente unida a la zonificación y la segregación de flujos. Si falla, la trazabilidad y el control de los contagios en el interior de la residencia quedan anulados.
  2. Equipamiento de control en los accesos al centro. Dotar a todos accesos desde el exterior con puertas automáticas, cámaras térmicas y felpudos descontaminantes. También es recomendable colocar cámaras térmicas en los vestíbulos que separan zonas limpias e infectadas.
  3. Habilitación de espacios para EPIs, contiguos a los accesos y con acceso directo desde el exterior.
  4. Vestuarios de descontaminación para personal. De esta forma, se evita el transporte de patógenos entre exterior e interior de la residencia.
  5. Salas de visita equipadas con mamparas e interfonos, con acceso desde el exterior y vestíbulo con sobrepresión.
ResidenciaSeguraCovid_abrev_V2-2

Además de estas acciones, y cuando la infraestructura existente lo permite, estamos integrando vestíbulos itinerantes, toma de gases medicinales fijas para un pequeño porcentaje de residentes y lavandería de barrera sanitaria limpio/sucio.